viernes, 26 de noviembre de 2010

Bienvenidos a la spanish-scottish league

A tres días vista del clásico, crónica que realizaré si estoy de buen humor (ejem), y mourinhadas aparte, conviene hablar sobre un tema que se ha estado debatiendo mucho durante estos días que afecta a todo el mundo futbolístico: los derechos de televisión. La LFP está negociando estos derechos correspondientes a la temporada 2013-2014, es decir, para dentro de tres años. La práctica totalidad de los 42 equipos están de acuerdo, discrepando de este formato el Sevilla,Villarreal, Espanyol, Zaragoza, Athletic de Bilbao y la Real Sociedad, que se han negado a firmar el contrato propuesto por Real Madrid y Barcelona.


Gráfico de porcentajes a cobrar propuesto por los grandes


El primer grupo en el que se incluyen los dos grandes (35%) y el Atlético de Madrid y el Valencia(11%) que también obtienen un porcentaje especial, argumentan que ellos producen más dinero, tienen más audiencia televisiva, por lo tanto, han de ganar más. Además, tienen un gran respaldo por parte de los equipos pequeños, ya que un 9% va destinado a los clubs de segunda, con lo que aumentarían de manera notable su presupuesto, y se asegura un 1% para los equipos descendidos, ya que, cuando un club desciende a Segunda División su economía se ve muy mermada. Dos ejemplos claros y recientes son la Real Sociedad y el Málaga, que debieron entrar en la Ley Concursal, es decir, aplazamiento de la deuda. Por otro lado, el segundo grupo argumenta que, con este reparto, la desigualdad frente a los dos grandes cada año se va haciendo mayor, siendo prácticamente imposible que puedan presentar batalla por alzarse con el título de Liga. Así, la competición está muy desequilibrada y resulta muy poco competitiva. Para ello, se aferran a modelos como el inglés, el italiano o el francés, un modelo equitativo, donde se reparte el dinero por la audiencia y por el puesto en la clasificación, reduciéndose así las diferencias de cobro.

Con esta situación, todos y ninguno tienen razón. Por una parte, el primer grupo liderado por los grandes se asegura una gran parte del pastel, siendo obvio que Madrid y Barça deben cobrar más porque son los que más generan. Además, asegurar la economía de los equipos modestos es fundamental para su supervivencia. Pero, por otro lado, es evidente que, cada año la distancia entre los dos colosos del fútbol es mayor, hasta llegar a ser abismal. No hay pelea, parece que la Liga se decide en una eliminatoria a doble partido entre culés y merengues. Realizar un modelo que llueva a gusto de todos resulta una auténtica quimera.

Personalmente estoy más a favor del segundo grupo que del primero, aun estando completamente de acuerdo en que hay que salvaguardar a los clubs que menos capacidad económica tienen. Con ese reparto equitativo, supondría para muchos clubes una inyección brutal de ingresos, permitiendo que los modestos funcionen sin ningún tipo de problemas a la hora de afrontar los pagos, y los clubs de, por así, decirlo, "clase media" puedan fichar a jugadores que a día de hoy están por encima del precio de mercado, y así poder luchar por ganar la Liga. Una cosa es que los dos grandes cobren más dinero por las razones ya argumentadas, amen de la historia y otros merecimientos, y otra cosa es la aplastante y desproporcionada diferencia de 100 millones de euros frente al tercer club que más cobra. Porque esos 100 millones se aumentan de forma progresiva, es decir, la diferencia al año siguiente será de 200, de 300 al otro y así sucesivamente, con lo que Barça y Madrid serían inalcanzables. Además, no por ello iban a dejar de ser los grandes equipos que son, porque siguen obteniendo muchos ingresos y tienen una mayor capacidad de endeudamiento al no ser Sociedades Anónimas.

Cierto es que los derechos televisivos no son la única fuente de ingresos de los clubes (aunque sí la mayor) ni eso te garantiza éxitos deportivos. La mala gestión de muchos equipos que viven por encima de sus posibilidades, mala planificación deportiva, partidos en los que son incapaces de ganar frente a equipos más débiles por cualquier circunstancia, etc. Hay un millón de variables, todas ellas debatibles y opinables, pero que no son el tema en cuestión. Lo cierto es, que los derechos de televisión es la primera piedra para que los clubes puedan crecer tanto económica como deportivamente, a lo que hay que añadir una buena gestión para resultar competitivos.


Tabla comparativa con lo que se cobra actualmente en las grandes ligas


La razón principal del debate es la nula competitividad en la Liga española, algo que también nos afecta a los aficionados. Muchos han argumentado que, en el resto de Europa, tampoco hay tanta igualdad como nos quieren vender. Si miramos los resultados de los últimos años, Chelsea y Manchester se han repartido los seis últimos títulos en Inglaterra (al igual que el Barça y el Madrid); el Inter se ha alzado con cinco scudettos consecutivos en Italia; en Francia el Olympique de Lyon fue una apisonadora hasta hace dos años, logrando 7 títulos seguidos y en Alemania el Bayern de Münich ha logrado cuatro de los seis últimos títulos disputados. Esa diferencia es evidente que existe, pero conviene analizar números más concretos.

Las mayores diferencias del primer clasificado respecto al tercero, tomando los seis últimos años en los diferentes países son: Alemania: 12 y 14 puntos; Francia: 22 y 23 puntos; Italia 13 y 35 (temporada en la que varios clubes empezaron con puntos negativos); Inglaterra: 18 y 21 y, España: 18 y 28. Cierto que son números similares, pero España tiene la mayor diferencia, teniendo en cuenta el condicionante de aquella temporada en la Serie A. Las diferencias mínimas son números más esclarecedores: Alemania: 4 y 5 puntos; Francia: 7 y 9 puntos; Italia 10 y 12 puntos; Inglaterra 4 y 7 puntos; España 5 y 13 puntos. Es decir, el segundo mínimo es superior a uno de los máximos de Alemania. Cierto es que en Italia parece que la lucha entre los tres primeros está como en la española. Nada más lejos de la realidad: el Inter dominador de los últimos años favorecido por el descensos de la Juventus, de equipos que contaron con puntos negativos al inicio de la temporada por los amaños de partidos, ocupa actualmente la sexta posición a nueve puntos del líder, el Milán, lo que indica, que la Serie A se va igualando.

La Liga española es poco competitiva, aburrida, sólo van a ganar uno de los dos grandes. No hay interés, ni emoción, se desangra. La competición se va pareciendo cada vez más a la Liga escocesa, esa dualidad Celtic-Rangers, que se han repartido los últimos 25 campeonatos. ¿Queremos eso para nuestra Liga?

* Imágenes usurpadas a la buena gente de DDF, un gran blog futbolísitco, ya que se las mango, por lo menos les doy un poquito de publicidad.

4 comentarios:

Isaac "The Mime" dijo...

Desde luego como esto siga así, va a ser cosa de dos. El año pasado fue vergonzoso, quedando una diferencia entre el 2º (R. Madrid) y Tercero (Valencia) de más de 20 puntos, y este año ya hay una diferencia de 5 puntos.

La verdad es que es complicado lo de los ingresos de TV, pero lo que proponen Madrid y Barça no me gusta, no al menos con ese porcentaje tan elevado para ellos (35%).

Un saludo!

Full Norbert dijo...

Veo que estamos de acuerdo. Los porcentajes que proponen los dos grandes son muy exagerados. Si ya la diferencia es brutal, cada año será aún mayor. La liga tiene pinta de ser un coñazo total.

Álvaro Rojas dijo...

Solo entro para decir que ESTOY DE EXÁMENES HASTA LA POYA, y es por eso que mañana cuando tenga más tiempo, me leo entero el articulo Full, que seguro me encanta. Es más, tengo un par de anécdotas que contaros jajajaja.

Un abrazo.

Álvaro R.

Full Norbert dijo...

Ya decía yo por qué ni te pasabas ni escribías nada en tu blog.

Publicar un comentario